lunes, 8 de agosto de 2011

Natalia Vivancos: sangre fresca con Historia en Planta 13

Antes que nada, me gustaría comenzar agradeciendo a Diego Sánchez la oportunidad que me ha brindado al poder escribir en Planta 13. Así que Diego, gracias por tu confianza y por tu paciencia. 

Respecto a mí, no recuerdo bien cuando comencé a sentir pasión por el cine, supongo que (como le pasa a la mayoría de locos que pretendemos dedicarnos a esto) es algo que lleva conmigo toda la vida. Por ese motivo empecé a estudiarlo hace cinco años y, aunque considero que todavía me queda mucho por aprender, puedo decir que este tiempo dedicándome a él me ha ayudado a conocer más cosas sobre este mundo. Sobretodo cosas que antes quizás ignoraba, como la historia del cine. 

Es precisamente sobre esto de lo que pretendo hablaros en lo que serán mis entradas en este blog. No de historia del cine como tal, sino de cómo los grandes clásicos han influido (y lo siguen haciendo) en las películas que vemos hoy en día. Al fin y al cabo siempre se ha dicho que el presente es el resultado del pasado; y si estamos hablando de cine, esto se cumple más de lo que podamos imaginar. Todos los grandes directores se inspiran en las películas que han visto alguna vez, en los temas, las tramas, los personajes, las historias, etc. que ya han pasado por las pantallas de cine en otra época. Y quizás el cine de terror, suspense y ciencia ficción sean unos de los que más han nutrido a guionistas y directores para sus obras, aunque sea por el simple hecho de que este tipo de géneros existen prácticamente desde la aparición del séptimo arte y gozaron siempre de gran aceptación por parte del público.

Así que os invito a poder conocer un poco más sobre cine clásico de terror en Planta 13 y espero que lo disfrutéis tanto como yo lo hice en su momento cuando empecé a descubrirlo. Por ahora, os dejo con unas imágenes de Nosferatu.